Seguidores

Cada hombre tiene dos posibilidades para resolver en una sociedad enferma. La primera es la más fácil. Y ahí actuaban los grupos armados. Matar, destruir, o sea, romper todo para hacer todo de nuevo. Exterminar. Esa es la posibilidad más fácil. La segunda posibilidad es la más difícil y es la de descubrir lo que somos en nuestro interior. Averiguar sobre nuestras miserias morales, sobre nuestras limitaciones, saber que somos nada más que seres llenos de miedos y fantasías. La verdadera valentía es la segunda. Primero, ejecutar la revolución interior y luego la exterior. Pero el fenómeno es invariable. Cuando la revolución interior es profunda y verdadera no hay tiempo para nada más.

miércoles, 27 de mayo de 2009

EL OPIO DE LOS PUEBLOS

Ilusiones a veces utópicas

se tiñen de distintos colores
esperanzas otras veces sólidas
que brilla en los tablones.

Tristezas y desengaños
si hoy el destino dice "ya fue"
un sentimiento algo raro
que algunos nunca van a entender.

Aflicción, evocación
esto ya no es un juego
no importan los de afuera
solo voy porque te quiero.

Hoy es domingo y es especial
me juego la cabeza por verla rodar
el temblequeo del cuerpo será inmortal
siempre que vea ilusos como yo cantar.

Hoy creo que necesito
mas que un cigarro, un ansiolítico
para sobrevivir este domingo
austero y decisivo.

Solo se entiende sintiendolo
no tengo intenciones de ponerme a explicar
solo que esta noche pienso en vos
y las palabras flotan sin ponerse disfraz.

Volver a caer o abrazar la gloria
se verá solo en un par de horas
cuando el pueblo viva y salga a las calles
envuelto en banderas para hacer jaque mate.

Un año demasiado largo
de nervios e ilusión
que se puede ir al carajo
o bien gritará "dale campeón".

Ya sé, te cuesta entender
"nadie muere por estas cosas" repetís
y si nadie muere por amor, pregunto
¿se le llama vivo a un ser infeliz?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario