Seguidores

Cada hombre tiene dos posibilidades para resolver en una sociedad enferma. La primera es la más fácil. Y ahí actuaban los grupos armados. Matar, destruir, o sea, romper todo para hacer todo de nuevo. Exterminar. Esa es la posibilidad más fácil. La segunda posibilidad es la más difícil y es la de descubrir lo que somos en nuestro interior. Averiguar sobre nuestras miserias morales, sobre nuestras limitaciones, saber que somos nada más que seres llenos de miedos y fantasías. La verdadera valentía es la segunda. Primero, ejecutar la revolución interior y luego la exterior. Pero el fenómeno es invariable. Cuando la revolución interior es profunda y verdadera no hay tiempo para nada más.

sábado, 6 de junio de 2009


MENTES LÍVIDAS

Acostumbrado sobre todo

a jugar con la diez
el futuro le preparaba
un amargo cóctel.

Pero de todos modos vos y yo sabemos
que esa gente nunca va a aprender
dijiste lo que tenías que decir
pero perdiste otra vez.

Volviste a tu morada
ya sin la sonrisa en tu cara
te enroscaste solo en tu habitación
y por eso de nuevo ganó ese señor.

Ver a las sombras vagar así
causa un efecto raro en mi
entre envidia y crispación
entre rechazo y admiración.

Mentes lívidas, pálidas como su sal
se ringuean por algunos morlacos, levantan la perdiz
ya no hay quien pueda pelear
si no hay maestro no habrá aprendiz.

¿Cuándo aprenderás a callar?
¿Cuántas batallas tendrás que perder para declarar la paz?
¿Cuántas noches mas vas a estar así,
escribiendo como consuelo, enscuciando tu nariz?
¿Cuántas veces mas le rogarás a tu guitarra,
que con sus cuerdas viejas te devuelva la calma?
¿Cuántas sedas mas vas usar
para obligarle a tu rostro sonreír?
¿Cuántas líneas mas vas a dibujar,
para obligarle a tus ojos parpadear,
sin que el caudal de tus retinas,
inunde tu humilde ciudad?.

Si sobran palabras me callo
que sobren las sombras me repugna
si sobran razones de encanto
de seguro estaré esbozando mi tumba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario